Páginas1

lunes, 9 de mayo de 2016

5 cosas que...

¡Muy buenas!

El viernes no pude publicar el "5 cosas que..." de mayo, pero aquí está. ¿Más vale tarde que nunca no?

La temática de este mes viene perfecta; ya se acerca mi cumpleaños y soy de las que prefiere un juego antes que ropa (no maduraré en este aspecto jaja). El tema de este mes es juguetes que quise pero nunca tuve.





En Navidad Papá Noel siempre (o casi) me traía el regalo que más ilusión me hacía, porque así tenía todas las fiestas para jugar. Papá Noel solo traía regalos a casa, y los Reyes ya se encargaban de dejar los regalos en casa de tíos, abuelos... etc. Pero algunas veces el regalo que más deseaba no llegaba esas Navidades, ni las siguientes... aunque yo seguía incluyéndolo en la carta, o simplemente lo pedía para mi cumpleaños... y aún así me regalaban otra cosa.

Y mi yo-niña se quedó sin estos juguetes:

1. Furby
He de reconocer que al principio me daban un poco de miedo, pero desde que se lo regalaron a una amiga y jugué con él, me encapriché de que quería como mascota un furby, que fuera azul y le llamaría Dín.

2. Heladera Famoplay
Siempre veía a mi madre y a mis abuelas en la cocina, e intentaba ayudarles en lo que me dejaban. Me gustaba mucho eso de marranear, y creo que por ellas me gusta cocinar. En cuanto vi el anuncio de la heladera famoplay sabía que la necesitaba para hacer helados en casa sin necesidad de ir a la heladería. ¡Llegué a proponerle a mi hermano la idea de venderlos!

3. Tamagotchi
Me gustaba la idea de cuidarlo y llevarlo a todas partes. Pero muy sabios mis padres sabían que me acabaría cansando y que no valía la pena el dineral que costaba (¡era caro eh!).

4. Una caja registradora
De pequeña quería ser patinadora de Prica (ahora Carrefour), sí, sí patinadora. Y como trabajaría en un supermercado cuando me cansara de patinar podría sentarme en la caja y cobrar a los clientes, el pasar los artículos por la cinta, "ticarlos" con el pip, intercambiar el dinero, llamar a alguien por el micrófono... ¡Me encantaba! Pero nunca llegó esa caja registradora, así que una vez mi hermano con muy buena fe, me construyó una a partir de una caja de zapatos.

5. Una casa de muñecas
La vi en un anuncio de coleccionables de la tele, que con no se cuantas mil entregas la podrías construir tú mismo. Me llamaron tanto la atención las miniaturas, el poder administrar y decorar cada espacio... que me enamoró completamente, creo que a partir de ahí salió mi vocación de interiorista. Aún sigo queriendo una.


(Imágenes de google.com)

¿Coincidimos en algún juguete o tuviste la suerte de tenerlos?


¡Hasta pronto!


Aurora

2 comentarios:

  1. En mi familia se hacía igual: Papa Noël nos dejaba los regalos "gordos" en casa y los Reyes simplemente nos dejaban algún detalle en casa de los abuelos y los tíos.
    Yo tuve Tamagotchi. Me encantaba, aunque era un poco rollo porque había que estar muy pendiente de darle de comer y limpiarle las cacas para que no se muriera, así que mientras estaba en el cole me lo tenía que cuidar mi madre.
    También tuve caja registradora y es uno de los juguetes más guais que he tenido.
    De las demás cosas no he tenido ninguna, aunque por momentos me sigue apeteciendo una casa de muñecas... :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de saber que no soy la única que sigue queriendo una casa de muñecas ;)

      Eliminar

Gracias por tu comentario, ¡anima un montón leeros! ;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

search this blog